Ampliar y mejorar el verde urbano impulsando una gestión pública comunitaria

Barcelona es una de las ciudades más densas en términos urbanísticos de Europa y existe un amplio consenso sobre la necesidad de incrementar el verde en la ciudad, ya que aporta numerosos beneficios a toda la ciudadanía y es imprescindible para una mejor lucha contra el cambio climático. Pero el reto no es solo tener más verde, es también mantener una relación diferente con este, donde los vecinos y vecinas jueguen un rol principal.

  • Incrementar en 40 hectáreas de verde la superficie verde actual durante el próximo mandato, que se sumen a las 40 ya conseguidas en este, con el objetivo de aumentar de 160 hectáreas en el año 2030 respecto a los niveles de 2015, lo cual equivale a 1 m2 más de verde por cada habitante actual.
  • Ejecutar un plan ambicioso de participación ciudadana en el verde "Manos al verde", donde se integren todos los elementos del antiguo Plan Huecos e incorporen por ejemplo la gestión de alcorques y nuevos espacios verdes comunitarios. En este mandato, aspiramos a convertir el vecindario en un cogestor del verde para que pase a cogestionar un mínimo de 40 espacios públicos, así como establecer un sistema que permita a los vecinos participar en el cuidado de los alcorques.
  • Desarrollar el Plan de Arbolado 2017-2037, y continuar favoreciendo la diversidad y la resiliencia al cambio climático, con el objetivo de aumentar un 5% la cobertura arbolada en la ciudad, por lo que logramos el 30% de la superficie urbana cubierta por arbolado en el año 2037.
  • Promover el control integrado de plagas y enfermedades, trabajando con fauna útil y minimizando los tratamientos químicos.
Eix
Habitable
Tema
Ecologia
Urbanisme i Espai Urbà